ODONTOLOGOSECUADOR.com

Artículos para pacientes

RELACIÓN ENTRE EL PROFESIONAL Y EL NIÑO

 

La primera entrevista se la realizara a los padres o persona que acompañe al niño quienes serán los responsables de aportar los datos que se necesiten para saber el trato que se debe de tener con el niño. Es de suma importancia el conocer sobre sus experiencias anteriores al odontólogo, su alimentación, temores  y hábitos.  El primer contacto cumple con el objetivo de conocerse mutuamente, es importante que se tenga una relación amigable con el niño, que el conozca el consultorio, como el sillón dental, instrumentos que vamos a usar con ellos para que se vaya familiarizando, al niño le llama la atención los colores, las luces  y el agua, el ambiente debe estar relajado. La primera cita debe de ser de amistad e inclusive de juego para que el encuentre un sitio donde pueda ir sin temor.

 

Al principio el niño entrara a la consulta con uno de sus progenitores o ambos, luego que ya se haya entablado una actitud de confianza entre el niño y el profesional, el ya podrá ingresar solo  para que no haya intervención de los padres en la consulta y el niño ya pueda colaborar con seguridad porque en algunos casos no solo el niño se encuentra con miedo sino que sus padres le transmiten ansiedad y eso es algo negativo en nuestra primera cita con ellos. El profesional deberá de tener un conocimiento de psicología para poder entender y captar el comportamiento del niño, personalidad y maduración que juega un papel importante. La ansiedad y el miedo se disipan frente a una buena anticipación de todos los movimientos que realiza la odontopediatra, quien ira informando al niño paso a paso de lo que vaya y este haciendo para poder crear una confianza en ellos. Si se fuerza la situación o se realizan movimientos muy bruscos se pueden crear secuelas en el niño creándole una odontofobia por muchos años, los niños con extrema timidez necesitan de tiempo extra para poder tener una interrelación con el niño. Se debe estimular a los padres para que continúen las visitas al consultorio, a fin de que el niño se vaya familiarizando gradualmente, hasta que llegue el día en que el sin miedo acepte sentarse sin miedo en el sillón odontológico y dejar que le revisen su boca.  Si se acostumbra al niño a visitar periódicamente al odontólogo se creara en ellos un buen hábito por el cuidado de sus dientes.

 

Hit Counter

Autor: Dra. Ambar Romero

 
 
 

Inicio    │    Artículos para pacientes    │    Artículos para Odontólogos    │    Eventos Dentales    │    Políticas de Uso    │    Consultas Online

 

CONTÁCTENOS

Guayaquil Ecuador

 

Copyright © 2003 - 2013

Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización escrita.

 
 

Con el respaldo de www.medicosecuador.com